Preguntas frecuentes y consejos sobre el cuidado de la salud

¿Cómo se pone un cubrebocas?


Conforme a lo dictado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), estos son los pasos correctos a seguir para colocarse un cubrebocas:

1. Lavarse las manos con agua y jabón o con algún un desinfectante a base de alcohol.
2. Tapar la boca y nariz con el cubrebocas, siempre asegurando que no quede ningún espacio entre la cara y los bordes. Es muy importante no usar el cubrebocas debajo de la nariz o cubriendo solo la punta, ni dejar expuesta la barbilla.
3. Evitar tocar el cubrebocas mientras se usa, pero en caso de que se haga, inmediatamente se deben lavar las manos con agua y jabón o colocarse desinfectante a base alcohol. Uno de los peores errores es jugar con él, jalarlo debajo de la nariz o ponerlo debajo de la barbilla para descansar. La parte exterior del cubrebocas nunca debe tocarse.
4. Cambiar el cubrebocas tan pronto esté húmedo y no reutilizar las que son de un solo uso.
5. El cubrebocas se retira por detrás, es decir, por la parte de los amarres o lazos. Se debe desechar inmediatamente en un recipiente cerrado y lavarse las manos con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol.

¿Son recomendables los cubrebocas lavables?


Los cubrebocas lavables o de tela están recomendados para utilizar en entornos públicos donde el distanciamiento social es difícil de mantener, como centros de consumo (tiendas de comestibles o farmacias); se recomienda también para quienes caminan por la calle, toman transporte público o salen de sus casas a adquirir insumos. Es importante mencionar que para actividades de este tipo no se recomiendan los de uso industrial o quirúrgico, mejor conocidos como los cubrebocas N95, puesto que estos deben reservarse para personal médico que atienden directamente a pacientes.

El uso de cubrebocas lavables o de tela ayudan a frenar la propagación del virus y evitar que quienes puedan portarlo, lo transmitan a otros.

Este tipo de cubrebocas debe lavarse con agua y jabón constantemente según su uso. Es importante tomar en cuenta el tipo de material con el que estén hecho, ya que hay telas que retienen poca cantidad de partículas; el mínimo deseado son dos capas de tela para que funcione como una barrera. Al portar el cubrebocas, no se debe tocar la parte exterior, así como se debe evitar el contacto con la nariz, la boca, los ojos y los oídos; al retirlarlo es necesario lavarse muy bien las manos y lavar la pieza de inmediato para evitar colocarla una vez contaminada sobre otras superficies.

¿Cuándo usar cubrebocas?


En el caso de las personas sanas, el cubrebocas se debe usar cuando se encuentre cerca de alguien sospechoso de portar un virus o alguna otra enfermedad de transmisión por vías respiratorias. En el caso de las personas enfermas, es indispensable el uso de un cubrebocas para evitar contagiar a las personas que se encuentren a su alrededor.

Es importante tomar en cuenta que el uso de los cubrebocas, ya sea de 3 capas grado médico, del tipo N95 o cualquier otro derivado, solo es efectivo si se combina con el resto de medidas sanitarias como el lavado de manos con agua y jabón o gel antibacterial, y estornudar o toser sobre el ángulo interno del codo.

¿Cuáles son los tipos de mascarillas para respirar?


Existen diferentes tipos de cubrebocas y depende del entorno donde se encuentre cada persona para saber cuál utilizar. En el ámbito sanitario existen dos tipos fundamentales y sus diferencias radican en la filtración y la dirección del flujo de aire. Estos son:

Cubrebocas quirúrgico o de 3 capas
El objetivo principal del cubrebocas quirúrgico o cubrebocas de 3 capas es evitar la transmisión de virus o bacterias. Es importante saber que este tipo de cubrebocas no protege de forma efectiva, puesto que no filtra el aire que se inhala. Este tipo se utiliza únicamente en situaciones cotidianas en las que se tenga contacto con personas no infectadas o no se tenga certeza de no portar algún virus o bacteria.

Cubrebocas de alta eficacia
Los cubrebocas que se consideran EPI (Equipo de Protección Individual) son aquellos que protegen contra riesgos que amenacen la salud. Su capacidad de filtrado puede variar de un 70 a un 98%.

Los cubrebocas que se consideran EPI (Equipo de Protección Individual) son aquellos que protegen contra riesgos que amenacen la salud. La capacidad de filtrado de los cubrebocas de alta eficacia desechables —FFP (Filter FacePiece)— puede variar de un 70 a un 98% (esto es el porcentaje de partículas que son capaces de retener). A su vez, se dividen en 3 tipos:

– FFP1 (retiene al menos el 78% de las partículas transportadas por el aire)
– FFP2 (92%)
– FFP3 (98%)

El cubrebocas N95, por ejemplo, retiene el 95% de las partículas, por lo que entraría dentro de la categoría FFP2, recomendado para combatir enfermedades como la influenza A y B, gripe aviar, coronavirus, (incluyendo el COVID-19), yersinia pestis y tuberculosis.


¿Dónde comprar un cubrebocas?


Hay diferentes sitios donde se puede comprar un cubrebocas, sin embargo, es importante tener en cuenta la calidad del producto. Los cubrebocas de 3 capas o quirúrgicos regularmente se pueden encontrar en farmacias, supermercados o tiendas de autoservicio, e incluso en plataformas en línea; estos son más comunes.

Los cubrebocas KN95 o N95 son aquellos que tienen un uso más especializado por ser de alta eficacia; estos se recomienda comprarlos con distribuidores o negocios de productos médicos certificados. VHealthy es una empresa en la que todos sus productos están 100% certificados, incluyendo cubrebocas de 3 capas o quirúrgicos y cubrebocas KN95 / N95.